Diario de la CEE

Proceso de Recusaciones: carga onerosa para el Estado y persecución selectiva al electorado

Consideramos que el proceso de recusación representa una carga onerosa significativa, tanto para el Estado como para el electorado, siendo éste último la víctima frecuente del caos y la falta de rigurosidad que caracterizan a la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) y el Registro Electoral. Recordemos que, hasta octubre pasado, la ciudadanía en Puerto Rico debía acudir para su inscripción a una Junta de Inscripción Permanente. Juntas de Inscripción compuestas, exclusivamente, por miembros del PNP y el PPD, y que dejan fuera de dichos espacios al MVC; ocasionando así, la desvinculación del Movimiento de cualquier responsabilidad en las decisiones tomadas en dichos ámbitos.

Hemos sido consecuentes en señalar que, en lugar de castigar al electorado por la ineficiencia de la CEE, en tiempos donde Puerto Rico se enfrenta a una crisis democrática, ésta debe enfocarse en fomentar la participación electoral y emplear ese denominado "ejército electoral" en educar al electorado sobre la actualización de sus datos y demás aspectos relevantes. El propio Código Electoral mandata a la Comisión Estatal a diseñar e implementar una campaña de actualización de datos. Sin embargo, a sólo meses de la Elección General de 2024, aún no se ha realizado esta importante delegación.

Entretanto, el PNP anuncia que comenzará a perseguir electores(as) en el proceso de “recusaciones”. Los mismos que han presentado Candidatos(as) para presidir la Comisión Estatal y que han votado fuera de sus propios precintos electorales. De hecho, durante el proceso de evaluación, pudimos confirmar que el Juez Rivera Rueda, nominado en dos ocasiones para presidir la CEE, violó el Código Electoral al votar en un municipio distinto al de su residencia durante los comicios electorales de 2020. Mas, a éstos no se les recusa.

Es evidente que el PNP no tiene interés alguno en el proceso democrático. Sino que, utiliza la Comisión Estatal como instrumento de persecución y coacción de los derechos de la oposición. No debe tomarse de manera liviana el hecho de que el proceso de recusación implica suprimir el derecho al voto de la ciudadanía objeto del mismo. Ello puede socavar el ejercicio efectivo del voto; minar la confianza de la ciudadanía en la transparencia que debe permear en todo el proceso electoral; así como, puede constituir un atentado a la libertad de expresión del electorado, coartando el libre intercambio de ideas y opiniones, necesarios para la toma de decisiones en función del escenario electoral.

El PNP carece de propuestas sólidas y está consciente de que se le está escapando el respaldo electoral. Todo ello queda evidenciado en la creación de un Código Electoral que les otorga un control casi absoluto sobre la CEE, convirtiéndose, en la práctica, en los "dueños" del ente gubernamental. De igual manera, queda evidenciado en la implementación de acciones, como la aquí denunciada. La integridad del proceso electoral en Puerto Rico, como la protección de los derechos civiles de la ciudadanía son clave para cualquier democracia. Ambos serían inobservados con procesos de recusaciones como los formulados por el PNP.

  • Proceso de Recusaciones: carga onerosa para el Estado y persecución selectiva al electorado

    Consideramos que el proceso de recusación representa una carga onerosa significativa, tanto para el Estado como para el electorado, siendo éste último la víctima frecuente del caos y la falta de rigurosidad que caracterizan a la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) y el Registro Electoral. Recordemos que, hasta octubre pasado, la ciudadanía en Puerto Rico debía acudir para su inscripción a una Junta de Inscripción Permanente. Juntas de Inscripción compuestas, exclusivamente, por miembros del PNP y el PPD, y que dejan fuera de dichos espacios al MVC; ocasionando así, la desvinculación del Movimiento de cualquier responsabilidad en las decisiones tomadas en dichos ámbitos.

    Hemos sido consecuentes en señalar que, en lugar de castigar al electorado por la ineficiencia de la CEE, en tiempos donde Puerto Rico se enfrenta a una crisis democrática, ésta debe enfocarse en fomentar la participación electoral y emplear ese denominado "ejército electoral" en educar al electorado sobre la actualización de sus datos y demás aspectos relevantes. El propio Código Electoral mandata a la Comisión Estatal a diseñar e implementar una campaña de actualización de datos. Sin embargo, a sólo meses de la Elección General de 2024, aún no se ha realizado esta importante delegación.

    Entretanto, el PNP anuncia que comenzará a perseguir electores(as) en el proceso de “recusaciones”. Los mismos que han presentado Candidatos(as) para presidir la Comisión Estatal y que han votado fuera de sus propios precintos electorales. De hecho, durante el proceso de evaluación, pudimos confirmar que el Juez Rivera Rueda, nominado en dos ocasiones para presidir la CEE, violó el Código Electoral al votar en un municipio distinto al de su residencia durante los comicios electorales de 2020. Mas, a éstos no se les recusa.

    Es evidente que el PNP no tiene interés alguno en el proceso democrático. Sino que, utiliza la Comisión Estatal como instrumento de persecución y coacción de los derechos de la oposición. No debe tomarse de manera liviana el hecho de que el proceso de recusación implica suprimir el derecho al voto de la ciudadanía objeto del mismo. Ello puede socavar el ejercicio efectivo del voto; minar la confianza de la ciudadanía en la transparencia que debe permear en todo el proceso electoral; así como, puede constituir un atentado a la libertad de expresión del electorado, coartando el libre intercambio de ideas y opiniones, necesarios para la toma de decisiones en función del escenario electoral.

    El PNP carece de propuestas sólidas y está consciente de que se le está escapando el respaldo electoral. Todo ello queda evidenciado en la creación de un Código Electoral que les otorga un control casi absoluto sobre la CEE, convirtiéndose, en la práctica, en los "dueños" del ente gubernamental. De igual manera, queda evidenciado en la implementación de acciones, como la aquí denunciada. La integridad del proceso electoral en Puerto Rico, como la protección de los derechos civiles de la ciudadanía son clave para cualquier democracia. Ambos serían inobservados con procesos de recusaciones como los formulados por el PNP.

  • “Raja la papeleta” La integridad del voto íntegro

    El "voto íntegro" es una práctica ampliamente conocida en Puerto Rico. Consiste en marcar la insignia de un partido político en la papeleta, lo que implica que se respalda a todos los candidatos de ese partido de manera automática. 

    A primera vista, esta práctica puede parecer conveniente, ya que simplifica el proceso de votación al evitar la tediosa tarea de conocer cada candidato y marcar el que se apoya de manera individual.  Sin embargo, en Puerto Rico se ha convertido en algo más que simplemente un asunto de ahorro de tiempo. Según el Código Electoral vigente, el voto íntegro en Puerto Rico, y solo en Puerto Rico, es el que valida la permanencia o no de un partido en la Comisión Estatal de Elecciones. En otras palabras, en cada elección hay otra elección alterna e invisible, pero clave para los procesos democráticos del país.

    Tomemos un ejemplo que ilustra este fenómeno: un candidato puede ganar la gobernación con una supermayoría de votos, pero si la mayoría de esos votos fueron para ese candidato únicamente y no para la "insignia" del partido por el cual se postula, su partido pudiera no quedar inscrito. Suena absurdo, porque lo es. 

    La ley actual dictamina que solo los partidos con sobre 25% del voto íntegro en la papeleta estatal serán los partidos oficialmente reconocidos por la CEE. ¿Imaginan un país donde el gobernador, una delegación legislativa y un grupo de alcaldes, tras ganar en las urnas, se queden sin representación a nivel electoral?

    Esta es otra de las píldoras venenosas que por años el PNPPD han insertado al sistema electoral en Puerto Rico. Funcionan para dificultar, casi imposibilitar, la existencia de una participación electoral distinta al bipartidismo tradicional.

    ¿Cuál habrá sido la lógica detrás de estas estipulaciones? ¿Cuál era la preocupación que buscaba resolver el legislador al momento de complicar de tal manera la existencia de partidos políticos? No hay que conocer de derecho electoral para saber la respuesta: el código electoral del 2020 se creó como una herramienta de supervivencia del PNP y como una barrera para el crecimiento de una oposición. Esto es aún más evidente cuando echamos un vistazo al panorama electoral reciente, en el que entre 2012 y 2020 el PNPPD perdió más de un millón de electores. 

    El voto íntegro se ha convertido en una parte esencial de esta estratagema, diseñada por figuras como Thomás Rivera Schatz, Jorge Colberg y Edwin Mundo, con la intención de mantener el status quo político. Sin embargo, lo que no anticiparon es el surgimiento de una Alianza País que está forjando un camino hacia el cambio, incluso dentro de un sistema con reglas injustas y acomodaticias

    Anhelamos un Código Electoral que permita a todos los partidos, incluso al PNP, entrar al “campo de juego” con las mismas reglas, que no engendre artimañas para obstaculizar la existencia y formación de nuevas opciones políticas, sino que promueva la integridad en todos los sentidos. En última instancia, anhelamos un código verdaderamente íntegro que refleje los valores democráticos y la transparencia electoral  que Puerto Rico merece. En lo inmediato, deberemos triunfar bajo estas reglas manipuladas para que, en el futuro, la participación democrática se pueda dar con las mayores libertades posibles.  La Alianza de País está en marcha y está destinada a transformar la historia de Puerto Rico, desafiando convenciones y estableciendo un nuevo rumbo.

  • El PNP y el PPD continúan jugando a la política con la presidencia de la CEE

    A menos de un año de que el pueblo salga a votar, el gobernador de Puerto Rico se dispone, una vez más, a someter nombres de personas para ocupar la presidencia de la Comisión Estatal de Elecciones, en un nuevo capítulo de la guerra de poder entre el PNP y el PPD. Esta vez, el juego de poder se ve reflejado claramente, pues el PPD se opone a evaluar candidatos desde la Comisión, mientras el PNP se opone a enviar nombres a la legislatura. Así las cosas, este proceso se ha extendido innecesariamente y es una desgracia para la democracia que a estas alturas tengamos una presidencia interina, cuyo mandato está siendo cuestionado en los tribunales precisamente por el PPD. 

    Llevan todo el cuatrienio usando la presidencia de la CEE como balón político en su lucha por supervivencia, en la que el control del aparato electoral es clave”, expresó Lillian Aponte, Comisionada Electoral de Victoria, al recordar que el proceso de sustitución del anterior presidente Francisco Rosado Colomer lleva trabajándose desde el año 2021, cuando el gobernador sometió la primera terna de nombres de jueces para su sustitución, en la que estuvo incluida la actual presidenta interina Jessika Padilla.

    Durante el transcurso del tiempo desde entonces, Pierluisi ha sometido los nombres de múltiples jueces y juezas, con nadie obteniendo la unanimidad de los partidos que componen la Comisión. “En algunos casos fue porque el gobernador enviaba nuevamente una candidatura que ya había sido rechazada previamente, incluida la de un juez con un caso en el PFEI”, planteó Aponte Dones sobre lo atropellado e inefectivo que ha resultado este proceso. 

    A menos de un año del proceso electoral, y a 6 meses de las primarias de ley, el país debe estar atento a las negociaciones que se den con respecto a este nombramiento entre los partidos que están dispuestos a todo para garantizar su supervivencia. La Comisionada Electoral expresó finalmente que, “como he hecho hasta ahora, evaluaré de manera objetiva y justa los nombres sometidos por el gobernador y ejerceré mi voto en Comisión siempre pensando en el bienestar de todo el electorado, no solo de quienes simpatizan con nuestro partido”. 

  • 365 Días para Cambiar el Rumbo: Un Llamado a la Acción

    Faltan exactamente 365 días para las elecciones generales en Puerto Rico. Sin duda, la urgencia de la participación ciudadana nunca ha sido más evidente.

    Nuestro país ha sido testigo de un desalentador número de casos de corrupción durante las pasadas décadas. A modo de ejemplo, se encuentran los más de 6 casos de alcaldes removidos de sus cargos por su indebida apropiación de recursos públicos. Sin embargo, la sombra de la corrupción no puede ni debe definir nuestro futuro como pueblo. De caer en esa trampa, daríamos la espalda a la esperanza y se nos va la vida como sociedad.

  • La CEE lanza nuevo Registro Electrónico de Electores

    Desde hoy, el electorado de Puerto Rico puede acceder al nuevo Registro Electrónico de Electores(eRE) el nuevo sistema de la Comisión Estatal de Elecciones que le permite a toda la ciudadanía inscribirse para votar, y actualizar la información relacionada con su registro electoral.

    Con el eRE, toda persona con derecho al voto podrá gestionar servicios sin tener que acudir físicamente a una Junta de Inscripción Permanente (JIP).

    A pesar de nuestras preocupaciones en cuanto a la complejidad de la experiencia de usuario y la accesibilidad de la herramienta para personas con diversidad funcional, le damos la bienvenida a cualquier herramienta que acerque al electorado al proceso electoral. 

    Como sabemos que en Puerto Rico hay gente de todos los niveles de habilidad para manejar servicios digitales, y como en Victoria estamos comprometidas y comprometidos con facilitar la participación electoral del país, pronto compartiremos herramientas y recursos desde la Oficina de la Comisionada Electoral de Victoria Ciudadana para educar sobre el uso del nuevo eRE. “Los procesos electorales no pertenecen a los partidos políticos ni a las agencias; son del pueblo de Puerto Rico, y nuestra misión es facilitarlos” dice nuestra Comisionada Electoral, Lillian Aponte Dones.

    Toda persona que tenga derecho al voto en Puerto Rico puede acceder a ere.ceepur.org  para hacer las gestiones relacionadas con su registro electoral.

    El voto es de las herramientas más fundamentales que tenemos para traer el cambio que necesita nuestro país. Le exhortamos a todas y todos que usen el eRE y se inscriban para votar. Si necesitan ayuda, si tienen alguna duda, o se encontraron con algún problema, escríbanos a [email protected] o llámenos al número para orientación y apoyo técnico en la Oficina de la Comisionada Electoral MVC:  787-281-8264.

  • Expresiones de la Comisionada Electoral de Victoria Ciudadana, Lillian Aponte Dones, sobre la renuncia del Presidente de la CEE

    La renuncia del Juez Rosado Colomer no ha sido una sorpresa para nosotros. Aunque nos hemos enterado de esta noticia a través de los medios de comunicación, era evidente que la negociación entre el PNP y el PPD no estaba dando frutos. Esto demuestra una vez más la falta de seriedad de estos dos partidos al no poder ponerse de acuerdo en el nombramiento de una posición tan crucial para la democracia de nuestro país.

  • Hablemos de Competencia Desleal

    Existe un sector que se ha dedicado a hablar en los medios sobre las alianzas electorales como una especie de "competencia desleal", desinformando y basándose en conceptos erróneos. Sin embargo, es importante entender que no todas las estrategias políticas son necesariamente deshonestas o injustas. De hecho, las alianzas electorales y las candidaturas coaligadas son un ejercicio democrático que busca una mayor representación y diversidad de voces en la política. Hoy, el 80% de los países del mundo y diez estados de los Estados Unidos permiten estas prácticas en sus sistemas electorales. Esto demuestra que las alianzas son comunes y forman parte de la cultura democrática en muchos lugares. 

  • Desafíos democráticos: la urgencia del cambio

    Durante años, hemos enfrentado desafíos en áreas fundamentales como el medio ambiente, la economía, la educación, la seguridad pública y la salud. Sin embargo, en la actualidad, nos encontramos al borde de una nueva crisis: la crisis de la democracia.

  • Un país en llamas

    Hoy escribo desde mi yomás personal. Esta que en este momento lees no es Lillian Aponte Dones, Comisionada Electoral del MVC, sino la ciudadana que le duele el país en el que nos toca vivir.

    No suelo hablar de mi vida personal, pero hay momentos en los que la desfachatez de algunos nos cuesta la vida a aquellos que no formamos parte de su exclusivo club VIP. Son las 4:00 am y estoy en la sala de uno de los hospitales más polémicos de Puerto Rico, el Doctors Center y Orlando Health Hospital en Dorado.

  • COMUNICADO DE PRENSA CÓDIGO ELECTORAL 2023: LA HISTORIA SE REPITE

    El Movimiento Victoria Ciudadana anunció que votará en contra de las enmiendas al Código Electoral que se debatirán hoy, a la vez que denunció un nuevo intento de la alianza PNPPD de consolidar el control total de la Comisión Estatal de Elecciones, incumpliendo su propia promesa de campaña en el caso del PPD y dejando nuevamente al pueblo desprovisto de un proceso electoral amplio y confiable.