El miedo y sus caminos misteriosos

El miedo anda por caminos misteriosos, y es evidente.

Como comisionada electoral del Movimiento Victoria Ciudadana, veo el comportamiento que genera la dinámica electoral en muchos sectores del país. Asimismo, palpo el comportamiento de los demás partidos aquí en la Comisión Estatal de Elecciones (CEE). Por eso señalo lo siguiente: en Puerto Rico viene dándose un cambio electoral a un ritmo sostenido, los antiguos patrones van alterándose y unos nuevos se dibujan, proyectando una transformación electoral y política.

Pero este cambio ha generado un gran miedo en los dos partidos políticos que han dominado la escena por largas décadas. En el PNP y PPD anotan las transformaciones e igual cómo les afectan severamente. El cambio impugna la supremacía electoral del bipartidismo y eso produce una crisis de control por el miedo. 

El presidente de la CEE, Francisco Rosario Colomer; el Comisionado Electoral del PPD, el Lcdo. Ramón A. Torres Cruz; el Comisionado Alterno del PPD, el Prof. Jorge Colberg Toro; y Edwin Mundo, el Comisionado Electoral del PNP

El presidente de la CEE, Francisco Rosario Colomer; el Comisionado Electoral del PPD, el Lcdo. Ramón A. Torres Cruz; el Comisionado Alterno del PPD, el Prof. Jorge Colberg Toro; y Edwin Mundo, el Comisionado Alterno del PNP

El miedo tiene muchas caras y expresiones. Crear un código electoral ajustado únicamente a las necesidades del PNP y el PPD es miedo. Es querer ganar aun cuando se pierde. Miedo y desesperación. Miedo vestido de trampa, de fraude. 

Impedir que el electorado acceda fácilmente a los procesos de inscripción también es miedo, vestido de totalitarismo, de práctica dictatorial. Ese miedo arremete contra un nuevo electorado de perfil mayoritariamente joven. El PNP y PPD son poco atractivos ante esa población electoral y recurren a medidas para impedir su participación. 

El 29 de marzo tuvimos una evidencia de ese miedo y cómo lo administran burdamente.

Bajo el reglamento de la CEE, organizaciones estudiantiles pueden solicitar que juntas de inscripción móviles vayan a sus instituciones. Así lo hizo una organización de la UPR en Río Piedras. La actividad se organizó siguiendo el reglamento y fue aprobada por el presidente de la CEE.

Pero está el miedo, no olvidemos. Allí se personaron los y las funcionarias de la CEE, pero sólo con 25 números electorales. Es decir, se planificó una actividad oficial con la CEE, se aprobó por el presidente, se activaron los recursos, se convocó a los y las estudiantes, pero allí se les dijo que sólo atenderían a 25 personas con una computadora. En la fila había cientos. La intención evidente era evitar que se inscribieran, y no es la primera vez que ocurre.

Tras la denuncia pública, el presidente de la CEE tuvo que enviar otra unidad de inscripción para atender el asunto. ¿Por qué no se previno esto? El miedo a veces se viste de jaibería.

Lejos de asumir su error en este proceso, el presidente de la CEE cargó contra el estudiantado tachándolos de “charlatanes”. Incluso, expuso su deseo unilateral de prohibir tales actividades. Prohibirlas, aun cuando el código electoral que confeccionó su propio partido las viabiliza. Se retractó luego, mediante lenguaje confuso. El miedo a veces se viste de cantinfladas.

El nuevo electorado tiene un gran reto en sus manos: sobrepasar el miedo del bipartidismo y sus prácticas antidemocráticas. Pero estoy convencida que lo hará porque nuestra juventud tiene un compromiso con el país. Lo he visto de cerca. Un compromiso esperanzador, lleno de fuerza y entusiasmo. 

Hacemos un llamado a que no se dejen. El miedo no es de ustedes. Retemos esa mentalidad dictatorial de los que se han adueñado de la CEE. Inscríbete para que sepan que contigo no.           

Respuestas recientes